'

.

.

HABLA EL 10 DEL MÁLAGA



Si Antonio Galdeano Benítez (Málaga, 1984) estornuda es que el Málaga está resfriado. El espíritu blanquiazul ha vuelto, tras hacer examen de conciencia sobre su pelea contra el muro arbitral. El equipo es otro con él en el campo. Es optimista y cree que seguirá habiendo fútbol de primera en La Rosaleda. Palabra de Apoño.

-¿Cuánto tiempo le ha parecido que ha pasado en estos tres partidos sin jugar?


-Tres semanas no, se me ha hecho mucho más largo el tiempo entrenando. Me decía '¿esto nunca llega?'. Y más en la situación en la que estábamos sin ganar. Te encuentras más incómodo, porque si el equipo va ganando, no pasa nada. Pero si pierden y no puedes ayudar a los compañeros, lo pasas peor.



-Es decir, ¿se acabó eso de hablar mal a los árbitros?


-Intentaré estar lo más relajado posible a la hora de hablar con ellos. Esperemos que no ocurra más.



-¿Escarmentado?



-Claro que sí. Me ha hecho mucho daño estar estos tres partidos fuera. En la grada he sufrido mucho por no poder ayudar.



-¿Cree que fue para tanto lo que pasó en el túnel de vestuarios como para esa sanción?



-En caliente uno dice cosas, pero en ese caso el árbitro tiene que ser más reflexivo, ser consciente de lo que pasó en el partido y cuánto sufrimos. Él debió pensar cómo puede reaccionar el futbolista. Pero no hay que entrar más en el caso, sólo hay que pensar en el presente, que ahora mismo está muy crudo. De hecho, el lunes tenemos la gran final, nuestra gran final de verdad, porque nos jugamos muchísimo.



-La sanción llegó en un momento muy bueno en lo personal. Había vuelto a recaer, pero empezó como un tiro en Gijón y había alcanzado un óptimo nivel. ¿Notó continuidad en Villarreal?



-Sí. En pretemporada no pude trabajar por las lesiones; cuando reaparecería e intentaba ponerme al ritmo recaía, pero ahora estoy muy bien y espero que no recaiga más para poder seguir mostrando mi fútbol y demostrar el fútbol para agradar a la gente a la que le gusto y seguir ayudando al equipo.



-¿Qué tal se ve en esa posición de falso jugador de banda?



-Sabemos que yo soy medio centro, pero si el míster cree que juegue ahí... Yo le facilitaré las cosas. Ahora hay que hacer lo que sea por el equipo. Me siento bien, ando con más llegada al área, más opción de gol, puedo encarar... Es una situación en la que, si tenemos el balón y el partido va bien, la situación es cómoda para jugar.



-Y ahora el medio centro es Recio. ¿Qué le parece su rendimiento?



-Muy bien, es un buen futbolista en crecimiento. Aún es joven y le faltan cosas, como es lógico, pero creo que si trabaja lo que le falta, serán muy buen futbolista.



-¿Verlo con la oportunidad que le han dado le hace pensar en lo que no le dieron a usted?


-Yo tuve pocas opciones pero sí que le miro y veo mi reflejo. Es un jugador joven, que está empezando, que tiene calidad y mucho futuro por delante. Ojalá siga a ese nivel. Si aprovecha el tiempo y no lo pierde, será un futbolista del que se hablará mucho.



-[Aparece en la escena Portillo, antes de que se conociera su lesión] ¿Y este que está aquí?



-Técnicamente he tenido pocos compañeros como él. Es un futbolista que nos puede venir muy bien para el tener el balón, porque lo pide, lo juega, no se asusta, tiene carácter con el balón. Gusta siempre tener esos jugadores.



-Venga a gastarse el dinero el jeque y los canteranos sobreviven en el once...



-Para eso estamos. Este es un proyecto muy bonito, con muchos millones, pero los canteranos tienen que estar ahí porque son los que ponen la casta, las ganas de vivir, pensar que aunque estemos últimos podemos salir adelante. Es muy bonito tener canteranos en el Málaga, jueguen y den el nivel. Este equipo tiene malagueños para rato.



-¿En qué piensa cuando ve que hay tres partidos en seis días?



-Es lo que gusta, entrenar menos y jugar más, por lo menos a mí. Es una semana clave para nuestro porvenir en la Liga, sobre todo este lunes. No nos podemos permitir el lujo ni de empatar. Hay que sacar los tres puntos como sea para pegarnos al maratón de equipos que hay ahí y luego ir a Madrid con mucha ilusión y ganas. Tenemos nueve puntos esta semana y no podemos descartar ninguno porque hay que ir a por los nueve, ya que siempre tenemos opciones en cualquier campo.



-¿Es lo que le queda después del 4-3 de hace dos años en el que marcó y acariciaron el triunfo?


-Se puede soñar, claro, mientras se pueda. ¿Por qué no le vamos a ganar al Madrid? Ya lo han hecho equipos este año y lo seguirán haciendo en años posteriores. Pero antes del Madrid hay que poner el cien por cien en el Almería. Pero insisto, no hay que descartar nada.



-La afición no para de escuchar esta semana que el partido ante el Almería es la gran final, pero ya lo escuchó antes y no se ganó. ¿Entiende que no tenga todas consigo?



-Es normal que se cansen, porque si un equipo no gana en casa, hay que cerrar el telón. Si te pitan en esas situaciones, tienes que callarte, agachar la cabeza e irte con la pitada. Hay que pensar en hacer mejor las cosas porque a ellos les gustaría ver otra cosa o estar en UEFA. Pero las circunstancias por lo que sea no han sido buenas, el equipo está abajo y hay que salir. Pero les pido máximo apoyo porque cada uno lo da todo en el campo. En mi caso, si juego el lunes saldré a darlo todo porque el Málaga se merece estar arriba.



-¿Cómo lleva ese chip después de luchar por ascender, luego acariciar Europa y ahora enlazar dos años de agonía?



-Mentalmente soy fuerte. Me veo ahí abajo, pero también veo que vamos a salir. Hay equipo y está concienciado en salir. El primer año en Primera fue precioso y como ese no hubo más, pero confío en que queden muchos así. El año pasado apuramos hasta última hora, pero nos salvamos, que era lo importante. Este año será igual. A unas malas ojalá lleguemos otra vez a la última jornada y nos salvemos. Ahora la cosa está complicada.



-¿Y en lo personal? Va a tener su segundo hijo, ha tenido muchas lesiones y su vida ha cambiado. ¿Se siente más maduro?


-Yo siempre fui maduro fuera del campo porque siempre he estado mentalizado en hacer lo que tenía que hacer en cada momento. Sí es cierto que alguna vez se me ha liado por cosas que no deberían haber pasado, pero todas las personas cometemos errores. Ahora me siento más maduro, en mi casa, más centrado y pensando en el fútbol. A todo el mundo le gusta dar una vuelta, como a cualquier trabajador en su día de descanso, pero yo sólo digo que aquí estamos para ayudar al Málaga en lo que haga falta. Lo que importa ahora es lo que pase en el campo. Pase lo que pase fuera, hay que dar el cien por cien para ganar los partidos.



-¿Y piensa mucho en cómo pueden cambiar las ambiciones del Málaga con el jeque si salvan la categoría este año?


-Siempre crecer es bueno, pero primero hay que pensar en salvarnos. Vamos a dejarnos de hablar de millones porque eso no sirve ahora, lo que vala es sumar de tres en tres cada semana y salvarnos. Es cierto que hay mucho dinero y ahora se paga por traspasos que antes no se podían hacer, pero seguro que al aficionado eso le da igual ahora, lo que quieren es disfrutar con el equipo y que deje estar en esta posición.



fuente Malaga hoy

5 comentarios:

Antonio dijo...

Esa fine a ganar si o si eh
Un abrazoo

Gabriela Miranda dijo...

Pues espero que Apoño tenga razón y el Málaga logre salir adelante.

Saludos.

Dubo dijo...

El Málaga saldrá adelante porque cuenta con un gran entrenador y ha fichado bien en enero. Es normal que haga falta un poco de tiempo. ¿Cómo va tu lesión Manuel? Mejorate.

raul.a.m.a dijo...

ola ya et añadi a web amigas un saludo de http://estrellasyfuturaspromesas.blogspot.com/

Jose Villa dijo...

Entrevista 3 días antes del partido primordial para el Málaga y ni una palabra sobre el Almería. Luego perdemos partidos en casa, si se está pensando en lo que no toca antes de tiempo va a ser dificil salir de ahí.

Saludos.